Odontología no agresiva

¿En qué consiste la odontología integral?

La odontologia integral u holística, es un concepto que entiende a la persona como un ser único y completo, ofreciéndole un tratamiento global y personalizado, en el cual se tienen en cuenta todos los factores que pueden intervenir en su problema bucodentario.

La diferencia entre la odontología intetgral y la convencional radica en la actitud personal del odontólogo y, en ningún caso, son excluyentes una de la otra. Es mucho más simple: la odontología integral trabaja con todas las especialidades de la convencional, con todos sus beneficios (tecnología y métodos) y seguridad para el paciente (reconocimiento de la valía del especialista obligatoriamente colegiado,  estudios, títulos y especializaciones que le acreditan, seguro médico,etc), pero además, aporta soluciones añadidas en aquellas ramas o en aquellos casos en las que la medicina convencional no da respuesta a la demanda de salud de los pacientes, evitando todos aquellos procedimientos que sean o puedan ser perjudiciales para ellos y reparando los efectos nocivos de aquellos que ya han sido utilizados.

¿Qué beneficios obtiene el paciente?

Tratamientos homeopáticos: la odontología integral minimiza o excluye el uso de los medicamentos con base química, ocasionalmente generadoras de efectos secundarios a corto o largo plazo, para el tratamiento de las afecciones y problemas de salud, utilizando, como alternativa, procedimientos no agresivos como son la homeopatía, la medicina biológica o la biorresonancia.

Testación personalizada de materiales: Con la técnica de la biorresonancia se realiza una testación previa de los materiales utilizados en odontología para determinar la tolerancia que cada paciente tiene y así emplear aquellos materiales compatibles con su organismo. Por otra parte,  el uso de los métodos convencionales de anestesia produce rechazo en muchas personas que se manifiesta como sensibilidades personales (ansiedad, taquicardia). En Dentium testamos previamente la aceptación de la anestesia por parte del organismo del paciente, utilizando para ello las técnicas de biorresonancia. En caso de intolerancia interviene nuestro especialista naturópata.

 

¿Qué técnicas utiliza?

La odontología integral propone una  conjunción de métodos para ahondar en la carencia de salud del paciente y personalizar su tratamiento, apoyados por la homeopatía, la medicina biológica, el estudio de nutrición y las técnicas de biorresonancia.

La Biorresoncia

En el campo de la odontología, la biorresonancia nos ayuda a localizar los focos odontógenos, muy frecuentes en la práctica clínica como consecuencia de tratamientos dentales conservadores, de amalgamas de plata y mercurio, desvitalizaciones y otros. También pueden ser causados por granulomas, quistes radiculares, osteítis y dientes incluidos, así como por problemas como gingivitis y periodontitis.

La biorresonancia detecta también el denominado "fenómeno de las corrientes galvánicas endorales", unas microcorrientes producidas por la presencia de materiales metálicos en la cavidad bucal (amalgamas de mercurio, prótesis de metales seminobles como cromo, cobalto, molibdeno, paladio...). Los síntomas pueden manifestarse localmente (gingivitis hipertrófica, paradontosis, úlceras aftosas, ardor en la lengua, sequedad y sabor metálico en la boca), o en todo el cuerpo (cefaleas y migrañas, neuralgia facial atípica, vértigo y tinnitus, mareo y dispepsia, afecciones dela piel, dolores reumáticos, reacciones asmáticas, ansiedad).

Estas microcorrientes se miden con precisión con el aparato de biorresonancia y pueden ser cuantificadas de manera específica, diente por diente, en milivoltios y microamperios. Así el terapeuta puede efectuar una cura secuencial lógica para reemplazar los materiales responsables.

Además puede emplearse la biorresonancia para remitir dolores dentarios, potenciar medicaciones homeopáticas, en tratamientos pre y postoperatorios, comprobación de materiales biocompatibles... Esta técnica también puede "borrar la información" que haya podido quedar en nuestro organismo (anestesia, amalgamas de mercurio), y que son un foco de bloqueo energético.

Las amalgamas

Entre los odontólogos existe una gran polémica acerca de la posible toxicidad del mercurio contenido en la amalgama de plata. La fórmula de una amalgama dental típica está hecha de un 50% de mercurio, 35% de plata, 13% de estaño, 2% de cobre y una pequeña cantidad de zinc. Se ha utilizado desde hace más de 150 años como material de restauración de lesiones por caries por varias razones: la amalgama de mercurio es excepcionalmente plástica, es el único metal pesado que es líquido a temperaturas regulares, ayuda a disolver otros metales, forma aleaciones moldeables con ellos y se une extremadamente bien a las paredes de la cavidad del diente. Esta característica, única y aparentemente útil del mercurio, también conserva a las bacterias acorraladas, además de ser más económico que el oro.

Sin embargo, por definición el mercurio es tóxico, y se están realizando numerosos estudios para probar su toxicidad en el organismo, puesto que se acumula en los tejidos, y es muy difícil de eliminar. El metil-mercurio es uno de los contaminantes más importantes de los alimentos y, junto con el vapor de mercurio elemental, constituye la fuente más importante de mercurio potencialmente tóxico en los ambiente laborales.

Frente a los que dicen que las cantidades de mercurio que lleva una amalgama son ínfimos en relación, por ejemplo, al mercurio que asimilamos a través del pescado, el sentido común nos guía: una gota constante de agua perfora una roca al cabo de los años. Esto debemos tenerlo en cuenta respecto al mercurio; cuando tomamos algo caliente o cuando comemos y unos dientes se rozan con otros, se desprenden partículas de mercurio. Por eso no es extraño que al examinar la boca de personas que presentan cansancio crónico se descubran empastes de amalgama; su organismo tiene que hacer verdaderos esfuerzos por eliminar el mercurio que tiene acumulado.

¿Es costoso el tratamiento?

En Dentium, todos nuestros tratamientos personalizados se llevan a cabo bajo un control y unas condiciones sanitarias inmejorables, utilizando materiales desechables que proporcionan la máxima seguridad higiénica y de esterilización. De la misma manera, nuestros proveedores de materiales y servicios han sido especialmente seleccionados por su adecuación con nuestro compromiso profesional y por la calidad y precisión de los materiales que suministran. Aún así, nuestros precios son equiparables a cualquier otra clínica dental que le ofrezca idéntica garantía y seriedad.

Dr. D. Federico López-Amo Calatayud

 

[Inicio]